Skip to content

LA AMCNTE- 10 -DF NO ES UN GRUPO POLÍTICO MÁS

abril 15, 2011

A los compañeros Maestros de la Sección 10 de la CNTE.

Presentes.

Ante el momento actual, sirvan las presentes reflexiones para abundar en el debate posible que se entabla entre individuos y organizaciones que aún podemos privilegiar el diálogo por encima de las diferencias.

En los últimos meses, la ofensiva del Estado a nivel nacional no deja lugar a dudas de la verdadera intención de la burguesía neoliberal. Se pretende culminar la “obra” iniciada hace ya 30 años, los mismos que los grupos de poder establecieron para la consolidación de su modelo de opresión y represión política. Durante este mismo lapso de tiempo, es históricamente un orgullo corroborar la vigencia y permanencia de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) no sólo en el imaginario colectivo de la lucha magisterial democrática, sino como una realidad pujante y concreta, a pesar de los múltiples episodios difíciles que a lo largo de este tiempo ha tenido que enfrentar nuestra instancia de organización.

Muchos son los que comparten el concepto de la CNTE, pero no son tantos los que pueden decir que llevan a la práctica sus principios y acuerdos; en el otro extremo están quienes conciben a la Coordinadora como un ente ortodoxo y fundamentalista, con dirigentes iluminados que no se equivocan y pueden dictarnos el presente y el futuro, pues por algo encabezan la instancia. La práctica de muchos años nos ha mostrado el carácter profundamente democrático de la Coordinadora, desde que se fundó; antaño perseguida, vilipendiada, satanizada por charros y autoridades, con una larga lista de muertos, desaparecidos y reprimidos en forma irreversible, hoy día, la CNTE encarna un movimiento nacional que hace contrapeso al charrismo; presentarse como miembro de la CNTE, implica el respeto a nuestra militancia, pero también el compromiso de un educador consciente y combativo, preparado política y académicamente para hacer frente, desde cada centro de trabajo, a las arbitrariedades, al autoritarismo y la cerrazón de charros y autoridades que cotidianamente se convierten en los verdaderos lastres que impiden el avance de una educación al servicio efectivamente de las causas populares.

En el debate están presentes las formas en que participamos en la Coordinadora. Existe un amplio respeto y reconocimiento a la amplia concurrencia de contingentes como el de la Sección 22 de Oaxaca, cuyo colectivo social movilizado es indiscutible. En otras secciones del país (Guerrero, Morelos, Tlaxcala, por poner algunos ejemplos), la movilización implica el desplazamiento de cientos de compañeros. Pero en el caso concreto de la Sección 10, no podemos, ni remotamente hablar de una participación medianamente decorosa respecto al número de compañeros movilizados. Por eso, respetuosamente lo decimos, resulta harto incomprensible la presentación de informes de actividades, en las ANR’s, de varios grupos que ciertamente reivindican a la CNTE, pero cuya sustancia social, en números, dista  mucho de adoptar la categoría de contingente movilizado. Por eso nos parece un exceso cuando se trata de situar fuera de la Coordinadora a quienes no asistimos a las DPN’s o a las ANR’s; a quienes no integramos la CNUN, y que presuntamente no asumimos los acuerdos. El principal y fundamental acuerdo de la CNTE, hasta donde llega nuestro conocimiento, es el de organizar y movilizar un contingente amplio de compañeros que permita la consecución de las demandas del magisterio nacional, y las particulares del contingente;  y esa movilización, por lo menos en nuestro caso, hace ya muchos años que no logramos levantarla. En la pasada movilización del 8 de abril, ningún grupo de la Sección 10 puede decir que, con los menos de 100 compañeros que pudimos reunir para la ocasión, se está cumpliendo con los acuerdos de la CNTE. Esto rebasa el puro protagonismo de “estar ahí”. El respeto que en la CNTE se guarda hacia las personas que dicen representarnos, por parte de la sección 10,  es sólo eso, un respeto hacia las personas y su trabajo personal, pero no adquirimos aún la calificación de contingente movilizado. Esta es una verdad amarga, pero que tiene ya muchos años de vigencia; a este estado de cosas hemos contribuido todos quienes aquí trabajamos políticamente. No valen golpes de pecho, ni acusaciones sectarias. En esta situación, en mayor o menor medida, nos asiste a todos un grado de responsabilidad efectivo.

De ahí que en estos momentos, buscando alternativas para poder levantar en el mediano plazo  un movimiento significativo de las bases de la sección 10, algunos compañeros de muy diversas escuelas, ubicadas geográficamente en diferentes delegaciones políticas, compañeros jubilados, participantes activos como el que más en estas tareas, y algunos compañeros comisionados al CES de la Sección 10, nos estamos reuniendo en forma periódica para reflexionar acerca de nuestras problemáticas, a partir de la información que se genera en las propias escuelas, y la que proviene de las fuentes oficiales. Esta tarea informativa es hoy fundamental para empezar a generar la conciencia de que sin la participación organizada de los maestros y sus escuelas, muy difícilmente podremos remontar el actual momento de embates oficiales, específicamente en el nivel de escuelas secundarias.

En las dos asambleas realizadas hasta el momento, se ha privilegiado dar voz a los representantes de escuela; no es, ni mucho menos, la conformación de un nuevo grupo político. Esto explica el carácter hasta del nombre de este intento de organización: “Asamblea de Maestros de la CNTE en la Sección 10 del D.F. (AMCNTE-10-DF)”  La denominación  implica el reconocimiento de amplitud que debe generar una organización que no pretende encabezar nada; que no es un desprendimiento de organización política alguna; que no puede ni debe cerrar las puertas a los compañeros democráticos que deseen participar, con una sola restricción: el reconocimiento explícito de los principios y prácticas que históricamente han dado vida a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, pues en nuestra concepción compartida, es la CNTE la única instancia que hasta la fecha , aglutina a los maestros democráticos del país en pie de lucha por mejores condiciones de vida y laborales. En esta instancia, por consecuencia, cabemos todos.

A esto estamos abocados, a la construcción gradual de una instancia que permita la libre expresión de los maestros de base, antes que el lucimiento personal de oradores extraordinarios; que logre establecer acuerdos y tareas concretos, modestos y viables, por encima de acciones “contundentes” que evidencien debilidades extremas; que no conviertan el escenario de las asambleas en foros de disputas sin sentido que han demostrado en forma puntual que sólo confunden a los compañeros acerca de los verdaderos objetivos de la lucha, y terminan por fastidiarlos y alejarlos en definitiva de las instancias.

No deseamos un movimiento químicamente puro; pero tampoco estamos por reeditar las disputas y contradicciones que irresponsablemente hemos dejado sin resolver, y colocar a los compañeros en la grave circunstancia de ser espectadores involuntarios de  controversias estériles. Hay quienes piensan que los compañeros deben estar al tanto de todas estas disputas “para foguearse”. Muchos años de desorganización y la ausencia de las bases echan por tierra tal planteamiento.

Un elemento más es la falta de trabajo; por muchos años hemos escuchado a diferentes compañeros enumerar largas listas de escuelas a las que se llega a “brigadear”, informando y organizando a sus maestros. Las preguntas siguen siendo ¿En dónde está toda esa gente? ¿Por qué brilla por su ausencia en las movilizaciones? La respuesta está en la falta de presencia en las escuelas; un dato importante es corroborar cómo, en la pasada movilización de Turnos Vespertinos, el visitar sistemáticamente las escuelas afectadas y dotarlas de información ante el intento oficial de desaparecerlas, generó una respuesta amplia de la mayoría de los 32 planteles en conflicto. Sucede algo similar con la actual AMCNTE-10 DF. Los compañeros acuden, porque se ha ido a sus escuelas a informarles y a invitarlos; porque se mantienen con ellos  oportunos vínculos de comunicación e información, usando todos los medios a nuestro alcance (Teléfono, cel, internet, blog, correo electrónico, etc.), pero sobretodo, porque hay que estar ahí, en donde se necesita estar, y esto es en las escuelas. Esta es la razón por la que la gente de la AMCNTE-10-DF ha mandatado que los comisionados participantes en esta instancia no tengan oficina alguna, pues el verdadero trabajo está en los planteles.

Esto es en suma lo que hoy estamos construyendo; no es un ejemplo a seguir, ni es una apología del logrerismo, tan común en la Sección 10; es nuevamente la invitación a la Unidad; la Unidad que no se construye a partir de acuerdos cupulares. De modo muy respetuoso rechazamos esta vía; los grupos políticos y los individuos hemos tenido oportunidad de dialogar durante mucho tiempo, y no lo hemos hecho; se han privilegiado, la inquina, el golpeteo y la diatriba antes que la organización democrática, el diálogo constructivo y la convergencia a partir de objetivos comunes, mandatados por la base magisterial democrática. Consideramos que hoy no existen las condiciones para la unidad en la acción, si lo que falta precisamente son las acciones y compromisos con los maestros de base de la Sección 10. Si en casa no podemos levantar un movimiento ¿Qué garantía ofrecemos entonces a la CNTE?

Hoy el tiempo apremia para algunos. El Congreso estatutario quizás esté cerca y urge posicionar a quienes sienten que tienen los merecimientos y la consecuencia política suficiente para estar ahí; diferimos en los objetivos. NO es un congreso con los charros lo que va a resolver la problemática en la Sección 10. Son las nuevas formas de organización y de participación democrática lo que hoy puede movernos hacia la Unidad y la convergencia. La lucha nos reclama unidos y organizados, como dice la CNTE. La puerta está abierta. Junto con los compañeros en los centros de trabajo, en la lucha escuela por escuela, en la organización amplia y de base que requiere nuestra sección 10. Mientras esto no se logre, en la AMCNTE-10-DF estaremos trabajando para conseguirlo. Quienes quieran integrarse, seguramente lo harán, cuando la fuerza de la base organizada requiera su concurso histórico. Entonces, junto con todos los compañeros de las escuelas, podremos dialogar para organizar. Organizar para movilizar. Movilizar para Luchar. Luchar para Ganar…

 

FRATERNALMENTE.

COLEGIADO DE ORGANIZACIÓN. SECCIÓN 10-CNTE. (AMCNTE-10-DF)

Profres.

Jesús Cortés Solano

Everardo Cruz Dolores

Marco Alejandro Nava Vázquez

Alfredo Bautista Cruz

Horacio J. Lezama Cordero

Mario A. Leyva Galicia

Abril  11 de 2011.

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: